Clínica Veterinaria ALBEITAR _ Talavera de la Reina

logotipo clínica veterinaria Albeitar en Talavera de la Reina logotipo pequeño clínica veterinaria Albeitar en Talavera de la Reina
imagen1 imagen11

EL ANIMAL MAYOR

Llega un momento en la vida de todo animal en que comienza a no ser el mismo de siempre, su metabolismo cambia y su ritmo de vida también. Consideramos que un animal entra en la etapa sénior a partir de los 8 años en razas grandes, y de los 10 años en razas pequeñas, aunque al igual que en las personas, el proceso de envejecimiento variará en cada individuo.

Adaptaremos el ejercicio (moderado pero diario) y la alimentación (pienso especial para perros sénior) a su edad. Debe procurar que su perro este cómodo mientras come. La mayoría de los amos colocan los recipientes de agua y comida en el suelo, y esto pudiera ser incómodo para un perro grande o con sobrepeso, o para uno cuya artritis le hace difícil –o incluso doloroso- el inclinarse. Su veterinario podrá recomendarle cómo solucionar estos posibles inconvenientes. Los condroprotectores ayudan a retrasar la aparición de trastornos articulares. Conviene evitar el sobrepeso, dándoles menos calorías si fuera necesario.

Observaremos que no oye como antes y que tampoco su vista y su olfato son los de siempre; algo normal con la edad. Si le cuesta aguantarse el pis, debemos sacarlo un poco más a menudo a la calle.

El ser consciente de los cambios naturales que le pueden ocurrir a su perro a medida que éste alcanza la etapa sénior, así como de qué puede usted hacer para ayudarle a mantenerse tan sano y activo como sea posible, le asegura el que ambos disfruten al máximo de esta última etapa.

A medida que su perro envejece, los chequeos veterinarios regulares se vuelven más importantes que nunca. De hecho, en esta etapa, se recomienda que se someta a una revisión concienzuda cada 6 meses, pues los perros adultos pueden envejecer hasta 3 años (en términos humanos) en un año. Además del examen físico completo, su veterinario puede realizar análisis de sangre, orina y heces. Las ecografías y otros estudios pueden recomendarse para detectar de forma temprana cambios en órganos internos.